Consejos financieros

Cómo Alcanzar La Riqueza y Crecer Tu Patrimonio

Existen muchísimas maneras de mejorar nuestra economía personal y diversas técnicas específicas para llevarlas a cabo.

Pero para ello, es importante centrar también la atención en todos esos errores en los que solemos caer, los cuales no nos permiten avanzar fluidamente por ese camino.

Son esos hábitos perjudiciales de los cuales muchas veces no somos realmente conscientes pero que son los responsables de grandes dolores de cabeza en nuestras vidas.

Por eso, hoy decidimos darte una lista de las 10 conductas que deberías evitar si deseas mejorar tu situación económica y avanzar por lo tanto por el camino hacia la riqueza.

1. MALGASTAR EL TIEMPO EN ACTIVIDADES TRIVIALES

Ciertas actividades de ocio, como pueden ser mirar televisión o utilizar las redes sociales, no tienen por qué ser perjudiciales.

Necesitamos en nuestras vidas una buena dosis de entretenimiento para distraernos y darnos un respiro reconfortante luego de largas horas de trabajo y/o estudio.

No obstante, cuando este hábito se vuelve excesivo y le dedicamos gran cantidad de horas por día, esto ya deja de ser algo positivo para nosotros.

Especialmente cuando centramos la atención en demasiado contenido negativo inserto en noticias de todo tipo, en contenido banal como chimentos de la farándula o en videojuegos que no nos aportan nada más que mera distracción.

El entretenimiento está bien pero siempre debería ser disfrutado con moderación. 

Nuestra sugerencia es controlar conscientemente el tiempo que pasamos utilizando las redes sociales y mirando los noticieros: este es un buen ejercicio que deberíamos aplicar diariamente.

De esta manera, podremos darle más lugar a aquellas cosas que nos son realmente productivas.

2. TEMERLE A LOS RIESGOS

El miedo al fracaso es uno de los tantos temores que tenemos los seres humanos.

Pero, si deseamos dar un salto en nuestra economía personal muchas veces tendremos que estar dispuestos a aceptar ciertos riesgos, ya que se vuelven inevitables.

Adquirir la capacidad para asumirlos y saber calcularlos es una habilidad que los ricos tienen muy bien desarrollada.

Una persona con verdadera mentalidad de riqueza debe saber calcular los riesgos de sus inversiones y prever lo qué sucederá en el que caso de que fracase.

Pero para esto es fundamental que inviertas el tiempo suficiente en educarte ya sea a través de libros, internet, cursos online o cursos presenciales.

Atrévete a hacer algo distinto a lo que hace la mayoría de las personas. Diferénciate del resto.

3. CREER EN LA IDEA DEL DESTINO

Para lograr nuestros objetivos debemos fortalecer dentro de nosotros mismos una capacidad necesaria que es la proactividad.

¿Qué es esto?.

Que debemos aprender a tomar el control y decidir qué hacer en cada momento, anticipándonos a los acontecimientos.

Esto significa que quien desea firmemente prosperar en el ámbito económico debe tener bien claro que para ello debe olvidarse de la idea del destino.

Muchas personas creen que nacieron para ser pobres y que por eso, por más que piensen y actúen, jamás lograrán mejorar su calidad de vida.

Otros afirman que al no contar con familiares o amigos que estén triunfando en sus profesiones, esto les impide aún más salir adelante.

Probablemente todo esto sea muy cierto.

Es innegable pensar que para lograr el éxito, siempre puede resultar muy útil la ayuda de otras personas o que deberían darse otras circunstancias favorables.

A pesar de ello, no debemos olvidarnos de que una parte de nuestros resultados también depende de nosotros: de nuestra actitud proactiva.

Por ende, no es nada recomendable dejar todo a merced del destino.

Por el contrario, debemos encargarnos de nuestra felicidad en forma activa y evitar así quedarnos sentados en casa esperando a que las cosas simplemente sucedan.

4. CERRAR TU MENTE A LAS NUEVAS IDEAS

Mantenernos en una postura pesimista, creer que lo sabemos todo o estar firmemente convencidos de que no existen otras alternativas de rentabilidad, se puede convertir en una barrera psicológica difícil de quebrar para lograr el éxito financiero.

Muchas veces solemos repetir frases tales como:

-“En este país todo es muy difícil”,

-“El gobierno con sus políticas no ayuda a desarrollar buenos emprendimientos rentables”,

-“La corrupción de los políticos es la responsable de tantos negocios frustrados”.

Probablemente esto sea verdad sobre todo en países subdesarrollados, pero por favor que esto no sea para ti un obstáculo total para continuar pensando en tu futuro.

No permitas que esto suceda.

Debemos evitar caer en una actitud de absoluta negatividad, para que esta no termine devorando totalmente nuestras esperanzas, porque cuando esto ocurre es muy difícil ver luz en todo lo que está alrededor nuestro.

Hay que intentar salir del pesimismo poco a poco y para eso es fundamental acostumbrarse a pensar en positivo.

No es que debas creer que todo es posible o que es sumamente sencillo, porque la mayoría de las grandes cosas en esta vida requieren muchísimo esfuerzo. 

La idea es que a pesar de las dificultades y de lo duro que pueda ser el contexto económico, esto no destruya tu autoestima, tus esperanzas y los deseos de mejorar tu vida para poder abrirte a nuevos horizontes.

Busca convertir esta conducta en un hábito que practiques frecuentemente.

Esta es la forma en la que tu mente subconsciente se irá transformando poco a poco, erradicando lentamente todas esas creencias que limitan tu capacidad de crecimiento.

5. RELACIONARTE CON PERSONAS INCORRECTAS

Una buena estrategia también es rodearnos de personas que nos aporten cosas positivas en nuestras vidas.

Aquellos que nos brindan buenas ideas, nuevos conocimientos y estrategias son de alguna manera un tesoro valioso al que debemos saber cuidar.

Estas personas nos permitirán aumentar nuestro rendimiento, nuestra productividad y en general, nos ayudarán alcanzar el éxito en todo aquello que emprendamos.

Alejarse de las personas negativas, pesimistas, envidiosas o que por dentro simplemente no desean nuestro éxito, es ir por buen camino.

Y lo más importante: no dejes que la negatividad de otros se apodere de tu vida.

Aunque no lo creas, la actitud negativa es contagiosa y si nos convertimos en uno más de este grupo de personas habremos retrocedido fuertemente en el camino de la prosperidad.

6. CULPAR A LOS DEMÁS DE NUESTROS FRACASOS

Las situaciones de desdicha, propias de un contexto socioeconómico que escapa a nuestro control, también pueden transformarse en una fuerte excusa para muchas personas para justificar el estancamiento.

Claro que estas situaciones pueden influir severamente sobre nuestra economía personal.

Esto es indudable.

Existen épocas de la historia mundial y nacional que han sido más favorables para encontrar empleo, emprender, crecer económicamente, y otras épocas que no lo fueron tanto.

Lo mismo sucede a nivel geográfico: no es lo mismo vivir en una ciudad muy poblada e importante que tener nuestra casa en un pueblo en un área desértica con pocos habitantes.

Más allá de todo eso, insistimos en no mantenernos en una postura negativa ya que esta lamentablemente no nos sumará en nada.

Que la culpa es de nuestros presidentes, de los políticos, de la economía del país, de la falta de empleo, de la pandemia, etc.. Culpar a otros no tiene que ser siempre la misma justificación.

Es clave centrar nuestra mente en una postura más madura: es importante aceptar también nuestra responsabilidad en los caminos por lo que toma nuestra vida y que una parte de lo que nos sucede también puede deberse a las malas decisiones que hemos tomado en el pasado.

Esto nos enseña a desarrollarnos en nuestras vidas con una actitud más responsable y adulta.

7. DESCUIDAR EL CRECIMIENTO CONSTANTE

Establece un lapso de tiempo desde la actualidad hacia el pasado.

Puedes elegir un período de por ejemplo 3 meses, 6 meses, un año o dos, etc. Y ahora hazte estas preguntas:

-¿Adquiriste nuevos conocimientos financieros?

-¿Mejoraron tus ingresos?

-¿Mejoró tu capacidad de ahorro?

De acuerdo a lo que respondas podrás realizar un balance y sacar conclusiones.

Si a partir de este análisis, ves que con el paso del tiempo no has progresado en el logro de tus metas financieras, un buen ejercicio es que agarres un lápiz y una hoja de papel y tómate un tiempo en silencio para reflexionar: anota ahora todas las posibles causas por las cuales no has podido avanzar.

Muchas de esas causas seguramente habrán sido inevitables.

Pero el desafío aquí es identificar aquellas que sí podrían haber sido evitadas simplemente por no haberles prestado la suficiente atención que merecían o por haber llevado a cabo las estrategias incorrectas.

Una vez que estas causas hayan sido identificadas claramente por ti, puedes tomarte un tiempo más para reflexionar e idear las estrategias pertinentes para terminar con ellas.

Debes dedicarle un tiempo importante a esta actividad.

Porque si deseamos lograr real crecimiento económico en nuestras vidas es fundamental que nuestra mente se enfoque en el crecimiento constante. 

Debemos estar en marcha todo el tiempo. Debemos mantenernos activos.

8. PREJUZGAR A QUIENES LOGRARON EL ÉXITO

Otro error común en el que muchas personas suelen caer es el de prejuzgar el éxito de otros. ¿Nunca has escuchado frases de este estilo?:

-“Seguramente ese departamento lo compró con la ayuda de sus padres”.

-“¿Cómo hizo esa persona para realizar ese viaje a Estados Unidos?..mmm es sospechoso, algún gato encerrado debe haber”.

-“Para lograr ese ascenso en la empresa obviamente debe estar acomodado por alguien”.

-“Ese tipo tiene todo ese dinero gracias a la cantidad de negocios turbios en los que debe estar metido”.

Debemos abandonar este hábito tan tóxico como es el de criticar a los demás. 

No todas las personas logran el éxito por ayudas extras de otros, por corrupción o por cosas por el estilo.

También existen muchos que con el debido esfuerzo, capacitación, trabajo y mucho ingenio han logrado cosas asombrosas.

Además, el caer en esto, hace que nos mantengamos en una postura limitante, que no permite que fluyamos y que podamos superarnos. Ya que nos terminamos convenciendo de que al final la única forma de lograr el éxito es simplemente por mera suerte o por apelar a lo no ético.

La idea clave entonces es no despilfarrar nuestro tiempo en mirar y criticar lo que hacen los demás.

Enfocarnos en construir nuestras propias vidas día a día es lo más productivo que podemos hacer por nosotros mismos.

9. DESCUIDAR TU SALUD

Desde mi opinión este es el error más grave y con mayor poder para frustrar nuestro camino del crecimiento económico, ya que descuidar nuestra salud puede tener un precio a pagar muy alto.

Muchas veces ante la ocurrencia de ciertas enfermedades; los medicamentos y terapias para sus respectivos tratamientos pueden resultarnos muy caros.

A su vez, los períodos de internación hospitalaria o de reposo en casa significan un fuerte descenso de nuestra productividad, la cual es clave para nuestro progreso económico-financiero.

Como dice el refrán: “Más vale prevenir que curar”. Y es muy cierto, ya que incluso muchas enfermedades pueden producir consecuencias severas a largo plazo.

Algunas por no haber sido prevenidas pueden producir consecuencias letales o crónicas que pueden ser llevadas en vida incluso hasta la vejez.

Por ejemplo, una fractura de cadera o de pierna debido a un fuerte accidente de tránsito por conducir alcoholizado.

O un ACV que puede dejar peligrosas secuelas en el cerebro, las cuales muchas veces no tienen cura y repercuten en la capacidad para razonar, hablar, escribir o realizar movimientos.

Más allá de lo preocupante que puede resultar sólo a nivel salud, desde un punto de vista laboral-profesional, todo esto conlleva también un retroceso de nuestra productividad.

Y lo que es peor: puede suceder que otros familiares tengan que hacerse cargo de nosotros, agregándoles sufrimiento en sus vidas.

Enfocarnos en proteger nuestra salud es algo que deberíamos grabar en nuestra mente. Es una tarea que hay que realizar de forma consciente todos los días. 

Duerme bien, aliméntate sano, realiza ejercicio frecuentemente o haz algún tipo de deporte que te guste. Evita el sedentarismo.

Todo esto es un requisito fundamental no sólo para mantener fuerte nuestra salud sino también para seguir firmes en el camino del éxito y proteger mucho más nuestra economía personal.

10. QUEDARTE EN TU ZONA DE CONFORT

Por último, evita el conformismo. Suele suceder en una fracción importante de los seres humanos que, a pesar de que gozan de una buena calidad de vida, muchos no desean lograr algo más.

Simplemente porque consideran que ya lograron todo como para ser felices. Muchos sienten una inmensa gratitud con la vida, consideran que tener una vivienda, una familia, salud y trabajo ya es demasiado.

No padecen necesidades y eso para ellos es muchísimo. Es comprensible.

Sin embargo, si lo piensas bien, mejorar aún más económicamente puede llevarte a conocer espacios inimaginados. 

Sobre todo, al contar con una mayor cantidad de dinero disponible podrías por ejemplo ayudar a los demás (familiares, amigos, pareja, conocidos, etc.), dar una mano a quien lo necesita ante situaciones de urgencia, y en lo personal podrás estar en paz al saber que cuentas con un colchón financiero que te permita estar tranquilo, sabiendo que ante cualquier situación inesperada podrás hacerle frente sin mayores dificultades.

Ser ambicioso no es malo, por el contrario, es un indicio de que te preocupas por tu calidad de vida y llevas a cabo las estrategias necesarias para mejorarla. Y desde ya, siempre te ayudará un poco más a encontrar esa libertad económica que tanto necesitas. 

Que tu satisfacción personal no te impida desear aún más cosas. ¡Porque mereces mucho más!.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestro sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario    Configurar y más información
Privacidad