Cómo Alcanzar La Libertad Financiera y Ser Dueño De Tu Propia Vida

La libertad financiera, también conocida como independencia financiera, es la capacidad con la que una persona cuenta para satisfacer todas sus necesidades económicas sin depender de los ingresos procedentes de su trabajo.

Este concepto se ha generalizado gracias a la publicación del famoso libro: “Padre Rico, Padre Pobre”, escrito por el exitoso empresario hawaiano Robert Kiyosaki en 1997.

¿Utopía o realidad?

Para muchas personas la libertad financiera puede sonarles algo inalcanzable, como una fantasía.

Tener libertad financiera no significa necesariamente ser millonario, tampoco es hacerse rico rápidamente. 

Este concepto hace alusión a lograr una mejor calidad de vida a través de la generación continua de dinero mientras se realizan otras actividades (como por ejemplo viajar por el mundo, estudiar o incluso mientras dormimos).

No es un camino fácil de atravesar ya que requiere mucho esfuerzo, implica lograr una relación saludable con el dinero para poder adquirir seguridad y tranquilidad y así poder disfrutar más.

Se lo relaciona también con no estar atado a obligaciones y horarios. 

La libertad financiera brinda un bienestar mayor al individuo ya que le permite disfrutar de su tiempo libre extra.

Para ello, todo aquel que vive su independencia financiera se respalda en la rentabilidad que le producen sus ahorros y en los ingresos generados por sus activos financieros.

Pero para adquirir destreza en el uso de estos instrumentos, el individuo debe estar profundamente capacitado en todas las temáticas relacionadas al mundo de la economía y las finanzas.

Debe comprender la importancia del ahorro, conocer claramente sus ingresos, tanto los ingresos pasivos (por ej.: intereses de plazos fijos, rentas de alquiler de bienes inertes, regalías por patentes de propiedades intelectuales, ingresos por publicidad en sitios web, etc.) como sus ingresos activos (aquellos provenientes de su trabajo).

También debe cuantificar claramente los gastos en su totalidad, con lujo de detalle, para poder controlarlos y aprender a no gastar de más, evitando los gastos superfluos como así también las deudas con tarjetas de créditopréstamos bancarios e hipotecas.

En este sentido, es indispensable adquirir el hábito de ahorrar diseñando un plan de ahorro contundente, apoyándonos por qué no, en el uso de tablas de Excel y diversas aplicaciones financieras disponibles hoy en día.

La alfabetización financiera y emprendedora es clave

Para alcanzar la libertad financiera es requisito fundamental la adquisición de nuevos conocimientos, de manera constante.

Es vital educarse en el plano de las finanzas, ya sea por cuenta propia como por consulta con expertos en la materia, para así poder tomar las mejores decisiones de inversión.

Estos conocimientos pueden adquirirse mediante cursos de formación emprendedora como así también a través de capacitaciones que enseñen a manejar con soltura los distintos instrumentos financieros que ofrece el mercado.

Algunos ejemplos de ellos son: depósitos bancarios, inversiones y/o negociación bursátil (trading) de acciones y bonos del estado, entre otros; sin olvidar los tan importantes activos digitales: e-commerce, startups, aplicaciones móvilescriptomonedas.

Tal vez la libertad financiera parezca una fantasía pero para sorpresa de muchos, miles de personas en el mundo la han logrado.

No obstante, el camino a recorrer es un desafío cargado de esfuerzos, nuevos conocimientos y muchísima perseverancia, pero al que sin dudas vale la pena animarse.

De alguna manera así lo resume Steve Jobs en su famosa frase:

“Si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos”.

Dejá un comentario

Nuestro sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario    Configurar y más información
Privacidad